29 enero, 2011

¿Y si cambió?

-¿Así piensas recibirme, después de tanto tiempo sin vernos?-no sabía cuanto tiempo tenía que estar abrazándolo.
-Si si, lo siento, es sólo que...me sorprendiste-di un paso hacia atrás-¿Cuándo llegaste, Tony?-pude ver a mi primo bien, sí que había crecido, aunque seguía teniendo ese dulce acento en la voz, ese con el que siempre convencía a los demás.
-Hace...-miró su reloj-veinticinco minutos exactamente, vine directo aquí para saludar, mi tía me dio la dirección.
-¿Mi mamá sabía que ibas a venir & no me dijo?-fue más bien una afirmación, pero sin querer lo pregunté con tono enfurruñado
-Si, bueno, le dije que no les dijera a ninguno de ustedes, para que fuera una sorpresa...lo cual parece que funcionó-habló entre risas al terminar
-Aja, y...¿qué haces aquí exactamente?.
-¿Acabo de llegar y ya me estás echando?-se quejó endulzando aún más su voz y poniendo una mirada triste
-No, es sólo que...hacía mucho que no nos veíamos & pensé que estabas en Marsella.
-Ah si, bueno estaba harto y quería salir de la ciudad, ya sabes, demasiados edificios, trafico, todo muy acelerado.
Oh.
-Entonces...tu ¿te quedarás aquí?-casi me tembló la voz al hablar, Tony, no era la clase de persona que me gustaría tener cerca todo el tiempo.
-Tengo algunas noticias, & quiero que estén todos reunidos, supongo que a la hora de la cena platicaremos-se puso más serio.
-Entonces esperaré-no sabía qué hacer en ese momento.-eh iré por algo a la cocina-caminé unos pasos hacia el pasillo
-Oh está bien, tengo que hacer una llamada a mis padres-sacó su celular del bolsillo del pantalón de mezclilla que llevaba puesto.
Fui apresurada a la cocina, tomé un vaso & lo llené con jugo de uva, después me senté en una silla alta que se encontraba en frente de la barra de mármol de la cocina y respiré profundamente.

Aún no sabía si mi primo era el mismo.
Físicamente había cambiado por supuesto, después de tres años sin vernos había crecido bastante, calculé que medía alrededor de quince o veinte centímetros más que yo, estaba delgado pero con cuerpo atlético, tenía algunas facciones parecidas a las mías, la misma nariz un poco respingada y aunque el tenía los ojos de un tono color miel verdoso, eran igual de grandes y avellanados que los mios, su piel también era clara como la mía. Y eso era lo único en lo que nos parecíamos, aparte de eso eramos muy contrarios, ya fuera su necesidad de hacer siempre ejercicio y mi torpeza, o su cabello lacio y el mio ondulado, nunca habíamos concordado mucho con algo.

-Alex, Alex...-trataba de llamar su atención, hablando en un susurro para que Tony no nos escuchara
-¿Qué pasa?-volteó hacia mi mientras bajaba el volumen de la televisión
-¿Sabes que hace Tony aquí?-le pregunté aún en un susurro
-No lo se, yo tampoco sabía que vendría, sólo llegó a la casa....pero me parece genial que esté aquí-contestó en voz baja
-Ya ya, deja de usar el sarcasmo, se que lo detestas-sonrió un momento
-Como sea, no creo que se quede...
-Eso espero-contesté volviendo a mi tono de voz normal
-Oye Pau...
-¿Qué?
-¿Y mi dvd?
-Oh si, tu dvd, voy por el-lo había olvidado por completo después de encontrarme a Tony.

Caminé rápido por el pasillo, pero antes de entrar a la biblioteca, escuché algo & me detuve justo antes de entrar...

-No, aún no llegan todos-era Tony, hablando por teléfono, tal parecía.
-Si si, les diré...no te preocupes mamá...reservé una habitación en un hotel del centro para quedarme un par de días mientras tu llegas...¿qué? pero tu habías dicho que-paró de hablar y suspiró-si...es-está bien...aja...bueno luego hablamos, la batería se está terminando...si tu también...aja...yo también te quiero madre...adiós.

Esperé unos segundos, me asomé y vi como Tony se había acomodado en la silla de oficina, tenía la cara tapada con las manos y los codos recargados en el escritorio, decidí entrar.

Caminé unos cuantos pasos sigilosamente.
-¿Tony?-aunque había hablado en voz baja, el había escuchado.
-Ah Pau, ¿qué pasa?-se enderezó en la silla y trató de sonreír
-¿Estás bien?
-Si si, perfectamente-lo vi directo a los ojos.
-bueno, sólo vine por este dvd-cogí el disco de encima del escritorio y fui a la sala para dárselo a Alex, después subí a mi habitación y me aventé sobre la cama, cerré los ojos.

¿Y qué tal si Tony no venía simplemente de visita a  Port Spirit?¿Y si se quedaba?
Bueno, que importaba. El simple hecho de que me haya hecho la vida imposible por doce años no significaba que seguía igual de detestable. Quizás había cambiado, quizás había madurado. Ja.
Tony y yo nos habíamos criado juntos, pero no era el mejor primo que podría haber deseado, era el típico niño que me jalaba el cabello, aventaba bolas de nieve en mi cara, me echaba la culpa de cosas que él hacía, se quejaba de mi con mi mamá...
Pero a los trece años él se había ido a Francia con sus padres, y digamos que no había estado del todo triste por su partida.

Sonó el timbre de la casa.
Salí de mi habitación y ya escuchaba voces del primer piso, mis padres saludando a Tony emocionados, Louis preguntándole por su familia, después mi mamá anunciando que lo invitaba a cenar para platicar un rato y él aceptando gustoso.

Esto iba a ser una larga noche.

6 comentarios:

tres de tres dijo...

porq estara tony alli¿?
escribe pronto q estoy deseando saber q pasara en la cena y q les dira Tony =D
1Bsoo

Mile! dijo...

Que rara llegada, y extraña conversacion que mantuvo con su madre....la verdad me quede intrigada por lo que pueda pasar... Kiss(L)
www.unamasenestemundo.blogspot.com

Carooo(: dijo...

:O! yo pensé que era Axell en un inicio pero me equivoqué jajaja parece que tony se quedará... publica pronto!

Let`s do it Hiro & Shizune dijo...

Wohoo! Muy bueno! Me encanto! Pasate por mi blog! Besos Hiro

Let`s do it Hiro & Shizune dijo...

Wohoo! Muy bueno! Me encanto! Pasate por mi blog! Besos Hiro

Maria Bel dijo...

Me encanta! Pero quizás deberías ir con más cuidado con las faltas de ortografía, un beso!